El problema no es el problema.

El problema no es el problema, se trata mas bien de la incapacidad de proseguir ante la adversidad. Es la pérdida ante la posibilidad de  transformación, una decisión puramente interna, que depende solamente de uno mismo.

Tú tendrás dos interlocutores durante el proceso: el ego que te hará sentir agraviado, para asegurarse de que no era digno de acontecimientos difíciles y aplicará la más insalubre prisión: la victimización. Por otro lado tenemos el alma, el espíritu eterno que somos, que ansia la evolución y que sabe que la covardia no cambia la realidad.

La dificultad es grave? Muerte, enfermedades con secuelas irreversibles, amores que se van, quiebras dolorosas… Y entonces?… Imposible revertir la situación externamente? Puede ser la Vida misma mostrándonos que los cambios deben hacerse internamente.

No, no es fácil y nadie afirma lo contrario.

Hablas así porque no sucedió contigo, gritarían muchos. No lo fue, o por lo menos no de esta vez. Todos, sin excepción, enfrentarán sus batallas.

Cada uno tiene los problemas en la exacta medida y según la necesidad de su evolución. El ego de quien sufre tiene una enorme dificultad para entender esto. Al final todos somos buenos y casi perfectos, no es así? Si y no. Todos caminamos hacia la plenitud, sin embargo el camino es largo y se vuelve tortuoso en la medida en que el caminante insiste en pisar mal. La falta de entendimento sobre la manera correcta de andar hace que el viaje sea más difícil y demorado. Quieres cambiar el camino? Basta cambiar la manera de caminar. Entiende que durante la travesía puedes arrastrarte o volar y esta elección sólo a ti corresponde. Pies o alas? Es necesario entender, evolucionar y transformarse a sí mismo. Las tradiciones chamánicas, que buscan la sabiduría en la naturaleza, lo llaman la lección de la mariposa. El poder está dentro de ti.

Así de simple? Si y no.

Durante algún tiempo viví la rutina de un hospital especializado en el combate al câncer. Encontré personas sinceramente felices, como nunca  antes se habían sentido antes de haber contraído la enfermedad. Extraño? No. La proximidad a la muerte les dió un nuevo sentido a la vida, les trajo claridad y motivos para vivir. Cambiaron sus valores, la manera de ver las cosas y su importancia.

Una amiga querida vió partir al gran amor de su vida. Después de momentos de mucha tristeza e ira, percibió que la verdadera felicidad está solamente dentro de cada uno y en ningún otro lugar o persona, pues nadie tiene la fuerza o la obligación de hacer a otro feliz. Sólo cuando nos bastamos, entendemos y amamos nuestra propia compañía, sin cualquier trazo de dependencia emocional, estaremos listos para compartir la pureza y, principalmente, la verdadera libertad del amor a alguien. Sí, sólo cuando entendemos que aunque sea maravilloso estar al lado de quien amamos, esto no puede ser indispensable para nuestra felicidad. Indispensable para ser feliz y para el encuentro de sí mismo. Esta amiga decidió aceptar el desafio de entender las cosas desde otro punto de vista, y, sólo entonces, vivió su verdadera y gran historia de amor consigo misma y con los demás.

Una familia reconocida y muy rica fue a la quiebra en poco tiempo por tomar decisiones equivocadas en un entorno de coyunturas macroeconómicas. Algunos miembros se undieron en depresión, a punto de cometer suicídio. Otros integrantes descubrieron la fuerza al reinventarse y  la alegría al descubrir que las mejores historias son las de superación. Cada uno tomó su desición.  Con la misma materia prima cada artista escribió su obra. Lo que para unos fue un drama con triste final, para otros fue la más increíble aventura de sus vidas.

Sí, todo se resume a elecciones y, presta atención, tomamos muchas de ellas en el transcurso de un único día. Por más absurdo que parezca, ante cualquier dificultad intenta serenar la mente y el corazón. Desespero, miedo y rabia son los peores consejeros. Con calma, coraje y osadia percibirás, en poco tiempo, que están a disposición todas las herramientas para enfrentar el problema.

Intenta mantener el espiritu fuerte, afinando y elevando siempre tu nivel de conciencia para enfrentar las dificultades cuando ellas surjan. Es bueno recordar que varias situaciones que ya te desvelaron en el pasado reciente, hoy son irrelevantes en tu memoria.

El verdadero guerrero es fuerte de mente y de espíritu, pues él es su propio y mayor aliado en las grandes dificultades, así como también lo es  su adversário capital. Las principales batallas se libran dentro de nosotros.

Lo importante es entender que las dificultades hacen parte de la vida; las mejores soluciones son las que operan dentro de nosotros, pues señalan transformaciones evidentes. Vivir es evolucionar. Los problemas nos traen valiosas lecciones. Son maestros disfrazados.

 

Texto gentilmente traducido por Maria Del Pilar Linares

Discusiones — No hay respuesta